Equidad de género en el campo y Ley de Soberanía Alimentaria PDF Imprimir
Valoración de los usuarios: / 0
PobreEl mejor 

Logotipo-CONAMU_120[1].jpgQuito 10 de enero del 2009. El Consejo Nacional de las Mujeres del Ecuador, CONAMU, envió en estos días a los miembros de la Comisión Especializada de la Asamblea Nacional sus comentarios sobre el Proyecto de Ley  Orgánica de Soberanía Alimentaria que deberá expedirse en febrero. El documento enfatiza la participación del 66% de la población femenina rural económicamente activa en las tareas agrícolas y productivas y la no correspondencia entre esta participación, (las mujeres son la tercera parte de la fuerza de trabajo rural en la producción) y el acceso que tienen a la propiedad y a otros derechos patrimoniales y sociales. Pese a la alta participación de la mujer rural en la seguridad alimentaria del país, sigue estando invisibilizada como sujeto de derechos y como generadora de desarrollo y de vida y lo que es peor con menguado acceso a la tierra, al crédito, a la toma de decisiones. El Proyecto de Ley invisibiliza el papel de las mujeres rurales en la producción, distribución y consumo de alimentos y, por ende, en la seguridad alimentaria y no incorpora realmente componentes de no discriminación, equidad de género y de mejoramiento de sus condiciones de vida. Mencionar como una fórmula sacramental las “relaciones de género” o la “dimensión de género” en algún texto del articulado, es engañoso e insuficiente pues fundamentalmente la propuesta reafirma la subordinación que sufren las mujeres rurales.

 

 

El CONAMU señala que el 16% de los hogares rurales está en manos de mujeres y que el 28% de las mujeres rurales son las principales sustentadoras económicas del hogar. El acceso insuficiente de las mujeres a la tierra produce inequidad y subordinación, mal vivir,  pues este acceso favorece el poder de negociación de las mujeres en sus hogares, así como el acceso al agua y al crédito, además de su representación y participación en el proceso de toma de decisiones en el hogar y dentro de la comunidad.
La Ley de Soberanía Alimentaria en discusión es una oportunidad única para adoptar allí las medidas apropiadas para eliminar la discriminación contra la mujer en las zonas rurales a fin de asegurar, en condiciones de igualdad entre hombres y mujeres, su participación en el desarrollo rural y en sus beneficios, en educación y formación que le permitan aumentar su capacidad técnica, obtener acceso a créditos y préstamos agrícolas, a servicios de comercialización y a tecnologías apropiadas, y a recibir un trato igual en los planes de reforma agraria y de reasentamiento –si en Ecuador se levanta el tema; y gozar de condiciones de vida mejores.
La mujer desempeña un papel vital en el proceso el proceso de soberanía alimentaria como lo reconoce el Foro Mundial Sobre Soberanía Alimentaria del 2001, y la Cumbre Mundial de la Alimentación del 2002. Por ello es importante promover el acceso de los hombres y las mujeres en condiciones de igualdad a los alimentos, el agua, la tierra, el crédito y la tecnología. Es decir, es ineludible la incorporación de la perspectiva de género en la formulación, ejecución y evaluación de las políticas, programas y proyectos relacionados con los procesos de producción, distribución y comercialización de alimentos y de seguridad alimentaria, en los cuales las mujeres intervienen directamente. Y esta Ley  Orgánica de Soberanía Alimentaria en discusión, podría ser la gran oportunidad para las mujeres rurales del Ecuador.

Recomienda este articulo...