Encuesta Nacional de Nutrición según niveles de vulnerabilidad a la inseguridad alimentaria PDF Imprimir
Valoración de los usuarios: / 14
PobreEl mejor 

tapaLineaBaseOK.jpgLa Paz, 26 de abril de 2009. La Encuesta Nacional de Nutrición, según niveles de vulnerabilidad a la inseguridad alimentaria, constituye la Línea de Base para el Programa Desnutrición Cero, Bolivia. El estudio del Ministerio de Salud y Deportes establece las nuevas prevalencias de Desnutrición según los indicadores Talla/Edad, Peso/Talla y Peso/Edad, incluyendo además anemias para niños y niñas entre 6 y 23 meses. Muestra el estado de las prácticas alimentarias como la lactancia materna, la alimentación complementaria y la suplementación con micronutrientes. Se estudió, asimismo, el consumo y la disponibilidad de alimentos fortificados y se verificó el contenido de hierro en las muestras de harina en los hogares visitados, así como el comportamiento de la familia respecto a la alimentación e hidratación durante los episodios de diarrea de los niños. La recolección de datos duró como 10 semanas, entre noviembre 2006 y febrero del 2007 (Descargue el documento completo aquí)


 

Las unidades de análisis de la investigación para la generación de la información fueron:
- Los niños y niñas de 6 a 23 meses de edad, para recolectar datos para el cálculo de prevalencia de desnutrición, anemias, enfermedad diarreica aguda, lactancia materna y alimentación complementaria.
- La madre o responsable del niño y niña para recolectar datos sobre conocimientos, aptitudes y prácticas de salud y nutrición del menor de 6 a 23 meses de edad.
- Las personas mayores a 18 años para determinar el estado nutricional por antropometría.
- Menores de 6 meses que vivan en el hogar para recolectar datos sobre lactancia materna exclusiva.
- Hogares particulares con niños y niñas entre 6 y 23 meses para determinar el tamaño y composición del hogar y el consumo y disponibilidad de alimentos fortificados.
- Viviendas particulares ocupadas para determinar las características, servicios básicos y tipos de vivienda.

En cuanto al ámbito temporal, la recolección de datos tuvo duró aproximadamente 10 semanas.
En referencia a la cobertura temática, el abordaje de los problemas nutricionales es amplio y complejo, implica una gama de dimensiones que van desde la inseguridad alimentaria hasta las deficiencias nutricionales con expresión clínica.
Diseño y tamaño de la muestra: El marco muestral se basa en la información proporcionada por el Censo de Población y Vivienda 2001 y el Mapa de Vulnerabilidad a la inseguridad alimentaria por municipios ( VAM PMA 2005 Mapa de Vulnerabilidad a la Inseguridad Alimentaria en Bolivia). Para la selección de la muestra se utilizó un muestreo probabilística, estratificado por grado de vulnerabilidad y por ecoregión, aplicando el método de selección de probabilidad proporcional al tamaño PPT (Pandurang V. Sukhatme. Teoría de encuestas por muestreo con aplicaciones, Capítulos II y III. Fondo de Cultura Económica. Mexico, 1956) donde las unidades de observación tienen una probabilidad conocida y diferente de cero de ser seleccionadas.
Las unidades primarias de muestreo (UPM) son áreas geodemográficas bien delimitadas, tanto en la zona urbana como en la rural. Cada UPM comprende un número homogéneo de viviendas entre 100 y 150 en el área urbana y entre 80 y 120 en el área dispersa. En el área urbana, los conglomerados (UPM) son sectores censales, mientras que en el área dispersa un conglomerado está conformado por dos segmentos censales contiguos. La probabilidad de selección de un conglomerado es proporcional al número de niños y niñas que existen en el conglomerado. Es decir, que los conglomerados con mayor número de niños y niñas entre 6 y 23 meses de edad tienen más probabilidad de ser seleccionados en la muestra.
Las viviendas particulares ocupadas, objeto de estudio, USM (Unidad Secundaria de Muestreo), son aquellas con niños entre 6 y 23 meses de edad que corresponden a los conglomerados seleccionados. En las ciudades capitales y El Alto, luego de seleccionado el conglomerado o unidad primaria de muestreo (UPM), se seleccionaban al azar 10 viviendas, dentro de dicha UPM. En el resto de las áreas urbanas y en las dispersas, luego de elegido el conglomerado, se barrieron todas las viviendas que tuviesen niños y niñas entre 6 y 23 meses de edad.

En cuanto a las conclusiones, dos particularidades tiene el presente estudio: la primera, haber tomado como base para la estratificación de la población objeto del estudio, la vulnerabilidad a la inseguridad alimentaria; y la segunda el haber priorizado al grupo etáreo de 6 a 23 meses con el enfoque de la ventana de oportunidades para desarrollar intervenciones más efectivas. Otra cualidad del estudio es haber profundizado la correlación de desnutrición con las determinantes identificadas como más significativas por otros estudios (ENDSAS 1989- AL 2003. Resultados de la Encuesta de Seguridad Alimentaria y Nutricional en Municipios vulnerables de Bolivia, PMA y SINSAAT, la Paz septiembre 2006). Esto permite tener mayor claridad a la hora de priorizar intervenciones y demuestra la intención del Programa Desnutrición Cero de establecer un punto de referencia para posteriores evaluaciones. La situación nutricional de los niños y niñas de 6 a 23 meses medida a través de los indicadores talla/edad, peso/talla y peso/edad muestra que la desnutrición crónica o el retardo de crecimiento sigue siendo la forma más prevalente e importante de desnutrición. Comparando los datos de la ENDSA 2003 evaluados con los estándares de la OMS 2006 (32 Ministerio de Salud y Deportes Uso del Estudio Multicéntrico OMS 2006 en El Programa Multisectorial Desnutrición Cero, Bolivia 2007 ) y los del presente estudio no hay diferencias significativas en la desnutrición crónica (1 punto porcentual menor el 2007), y tampoco se registran cambios en los otros tipos de desnutrición.
La desnutrición crónica se inicia alrededor de los seis meses y se caracteriza por afectar mayormente a los niños y niñas que viven en los municipios de alta vulnerabilidad, en el Altiplano bolviano y los Valles, en hogares sin servicios básicos, con madres con baja instrucción, que son monolingües a un idioma nativo, ratificando la condición de vulnerabilidad y la necesidad de priorizar las intervenciones con enfoque multisectorial en los municipios con vulnerabilidad 4 y 5.
Reconociendo la multicausalidad de la desnutrición es posible explicar las diferencias encontradas entre regiones y dominios de vulnerabilidad. La tenencia de servicios básicos en la vivienda (agua por cañería, baño o servicio higiénico y luz eléctrica) medida a través de un indicador compuesto, “haberes básicos de la vivienda”, muestra que cuando hay carencia de estos servicios hay un incremento de desnutrición crónica entre dos y tres veces.
La instrucción de la madre es de lejos la determinante más importante, y sorprende el hecho de que la falta de instrucción y la sola instrucción primaria de la madre, tienen prácticamente el mismo significado en términos de riesgo para el retardo en talla de los niños.
El idioma materno es otro determinante que muestra la situación de desventaja en la que se encuentran las personas que son monolingües con un idioma nativo. el que parece ser un indicador más de exclusión de la mujer que la limita en su posibilidad de acceso a la comunicación y a la información. Dado que las mujeres bilingües tienen menor riesgo de tener niños y niñas con desnutrición crónica.

Estas tres determinantes tienen una distribución diferente según vulnerabilidad y ecoregión. Los servicios básicos llegan a mayor número de hogares cuando disminuye la vulnerabilidad del dominio y en la región de los Llanos. La tenencia de los tres servicios es menor en las viviendas de los que hablan idiomas nativos en todos los dominios de vulnerabilidad pero especialmente cuando se encuentran en el dominio de mayor vulnerabilidad. El nivel de instrucción de las madres se incrementa a medida que disminuye la vulnerabilidad del dominio y cuando el idioma es el español. Estos aspectos conforman un mapa de inequidades de Bolivia que se refleja en la elevada prevalencia de desnutrición crónica desde tempranas etapas de la vida.


TABLA DE CONTENIDOS (el número indica la página del texto).

1. ANTECEDENTES 1
2. METODOLOGIA 7
2.1. Objetivos 7
2.2. Universo de estudio 7
2.3. Unidad de análisis 7
2.4. Ámbito temporal 8
2.5. Cobertura temática 8
2.6. Diseño y tamaño de la muestra 8
2.7 Operativo de campo 11
2.8. Limitaciones del estudio 13
2.9. Presentación de resultados 14
3. RESULTADOS 16
3.1. Características de los hogares 16
3.1.1. Vivienda 16
3.1.2. Núcleo familiar 17
3.2. Lactancia materna y alimentación complementaria en niños y niñas de 6 a 23 meses de edad
3.2.1. Lactancia materna 21
3.2.2. Alimentación complementaria 27
3.3. Estado nutricional de los niños y niñas de 6 a 23 meses de edad
3.3.1. Desnutrición crónica (Talla/edad) 32
3.3.2. Algunos determinantes de la desnutrición crónica 35
3.3.3. Desnutrición aguda y obesidad (Peso/talla) 40
3.3.4 Desnutrición global (Peso/edad) 44
3.4. Anemia en niños y niñas de 6 a23 meses de edad 44
3.5. Enfermedad diarreica aguda en niños y niñas de 6 a 23 meses de edad
3.5.1. Frecuencia y duración de la diarrea 47
3.5.2. Algunas determinantes de la diarrea 48
3.5.3. Alimentación y tratamiento durante la diarrea 50
3.6. Resultados secundarios 54
3.6.1 Suplementación con micronutrientes 54
3.6.1.1. Distribución y consumo de Chispitas Nutricionales 54
3.6.1.2. Jarabe de hierro 58
3.6.1.3. Vitamina A 59
3.6.2. Fortificación con micronutrientes 60
3.6.2.1. Disponibilidad, acceso y consumo a los alimentos fortificados 60
3.6.2.2. Niveles de fortificación de la harina de trigo 63
3.6.2.3. Consumo de leche y lácteos por las madres 64
3.7. Resultados complementarios 66
3.7.1. Estado nutricional de la población adulta de 18 años y más de edad
3.7.1.1 Estatura del hombre y la mujer 18 años y más de edad 66
3.7.1.2. Índice de Masa Corporal (IMC) del hombre y la mujer de 18 años y más de edad
3.7.1.3. Perímetro de cintura del hombre y la mujer de 18 años y más de edad 70
4. ANALISIS 72
5. REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS 77
6. ANEXOS 78
6.1. Cuestionarios de la encuesta 79
6.2 Cuadro de indicadores 95
6.3 Glosario de términos y definiciones 101
6.4 Prevalencia de anemia en niños y niñas de 6 a 23 meses de edad, por vulnerabilidad, ecoregión y departamentos, en porcentaje, Bolivia 2007  116
6.5 Diversidad alimentaria de los niños y niñas de 6 a 23 meses de edad por vulnerabilidad y ecoregión, en porcentaje, Bolivia 2007 117

Recomienda este articulo...